Reseña Salto

 

 

COMISIÓN SALTO

La disciplina ecuestre de salto es una de las más populares en nuestro país y en el mundo. Aquí se mezclan velocidad, precisión y rapidez de reacción de los binomios al sortear diversos obstáculos en un orden preestablecido, muchas veces en un tiempo específico, y cometiendo las mínimas faltas posibles.

Si un competidor derriba un obstáculo, cae de su cabalgadura, no respeta el orden de los saltos, su caballo se rehúsa a saltar o se excede en el tiempo acordado, incurrirá en faltas.

El ganador de la prueba será el binomio que haya acumulado menos faltas; complete el recorrido en el menor tiempo; o logre el mayor número de puntos. Esto dependerá del tipo de competencia que se realice.

La finalidad de esta disciplina es coordinar los movimientos que deben realizar el caballo y el jinete para saltar la altura deseable sin problemas. Para ello deberán coordinar todos sus movimientos intentando que dé las batidas necesarias, despegue en el momento oportuno, el jinete le ayude con su propio cuerpo y manos a impulsarse ante el obstáculo y descienda convenientemente.

No hay referencias específicas del origen del salto como deporte ecuestre, pero ya en la segunda mitad del siglo XVIII el salto a caballo era una parte imprescindible del deporte de la caza. Es a partir de esta época cuando se mejoran las razas de caballos, consiguiendo una mayor habilidad física y permitiendo galopar y saltar en velocidad, lo que daba las bases para el moderno concurso de salto.

De algunos documentos se desprende que el nacimiento de los Concursos de Grand Prix se produjo en París en 1866. En 1906 los deportes ecuestres fueron propuestos para añadirse a los Juegos Olímpicos, hecho que ocurrió en 1912, y ya en los Juegos de 1944, en París, se inscribieron 99 jinetes de 17 países.

Podemos decir que uno de los primeros concursos importantes de salto se realizó en 1865: el Royal Dublin Society’s Annual Show, donde las competencias eran de Salto en altura y de espesor únicamente; pero la primera competencia oficial se habría realizado en Turín, en 1901.

Se dice del salto que ha venido a convertir al deporte clásico de la equitación en un deporte espectáculo, pero lo cierto es que vino a responder a la evolución natural del deporte ecuestre. Es su versión moderna. De hecho, es una disciplina muy especializada, que requiere un caballo con características idóneas (potencia, agilidad, facilidad para el salto, gran equilibrio, tranquilo, valiente y enérgico) y un jinete de profunda formación ecuestre (excelente forma física, formación ecuestre, desarrollado sentido del equilibrio, dominio del ritmo de carrera, del salto y de la batida). Aunque el salto es el fundamento básico de este tipo de pruebas, no es el objetivo único: la precisión en el salto y la velocidad de ejecución son también dos vallas que debe superar el binomio. Si a ello unimos la dificultad que añade la disposición de los obstáculos (diseño de la cancha), a la que el caballo casi no tiene tiempo de adaptarse, y la acrobática monta que requiere esta especialidad, resulta muy entendible la popularidad que se ha ganado.

 

loading